La promoción del culto público es el fin principal de la Hermandad siguiendo lo estipulado en sus Reglas y en el Código de Derecho Canónico. El culto se rinde en torno a sus Sagrados Titulares: María, en su advocación de María Santísima de la Soledad Coronada, Nuestro Señor Jesucristo en el Misterio de su Sagrado Descendimiento y San Juan Evangelista.

La definición de culto público es «aquel que se rinde a Dios en nombre de la Iglesia, por las personas legítimamente designadas y mediante los actos aprobados por la autoridad de la Iglesia en la forma determinada por ella» (CIC 834 c.) Las Hermandades dividen sus cultos según su carácter en internos y externos. Los cultos internos son aquellos que se celebran en honor a los Sagrados Titulares en el interior de su Iglesia; mientras los cultos externos son los que se realizan en el exterior del templo. Los dos grandes ejemplos de cultos públicos organizados por las Hermandades son la Estación de Penitencia y la Santa Misa, cuyo máximo exponente tiene lugar durante la Función Principal con una liturgia especialmente cuidada y revestida de la mayor solemnidad posible.

Los cultos internos organizados quedan registrados en el Capítulo Tercero de las Reglas de la Hermandad, siendo los siguientes:

  • En el mes de septiembre, con el fin de solemnizar la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Soledad, se celebra un Solemne Triduo coincidiendo con el fin de semana más cercano al día 30 de dicho mes.
  • En el mes de noviembre y para conmemorar la bendición de la imagen del Santísimo Cristo en su Sagrado Descendimiento, se celebra un Solemne Triduo coincidiendo con el fin de semana de la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey.
  • En la cuaresma se celebra un Solemne Quinario la semana anterior a Semana Santa a Nuestra Señora de la Soledad Coronada. Siendo el día jueves, durante el ofertorio de la Misa, cuando se procede a la promesa e imposición de la Medalla a los nuevos hermanos.
  • El siguiente domingo al Domingo de Pascua de Resurrección (Domingo de la Divina Misericordia) se celebra Función Mayor de Instituto en Acción de Gracias, y durante el ofertorio se hará Protestación de Fe de todos los hermanos en pie conjuntamente.

ESTACIÓN DE PENITENCIA

Como culminación de todos los cultos y siguiendo una tradicional y loable práctica, esta Hermandad efectúa su Estación de Penitencia el Viernes Santo de cada año con sus Sagradas Imágenes. La Estación de Penitencia es un ejercicio de piedad público y solemne de gran eficacia y provecho espiritual, tanto para los cofrades que lo realizan como para los fieles que se congregan a lo largo del recorrido. Durante el trayecto, los hermanos cofrades meditan sobre la Pasión y Muerte de Nuestro Señor y la Soledad de su divina Madre, cuyos pasos dolorosos se conmemoran en la penitencia pública; ofreciendo una verdadera catequesis pública y un testimonio de fe en Dios Nuestro Señor.