FORMACIÓN

La formación es un aspecto fundamental en la vida de todo cristiano. Las Hermandades recogen este aspecto formativo y lo insertan, junto a los cultos y a la caridad, dentro de sus fines primordiales. Las Reglas vigentes de nuestra Hermandad así lo expresan en su artículo 6º: «[La Hermandad] Fomentará e incrementará la vida espiritual de los hermanos a través de una verdadera misión evangelizadora, desarrollando cerca de ellos una labor de asistencia y protección, fomentando los vínculos fraternos entre sus miembros.» Por tanto, la Hermandad debe mostrarse como un instrumento providencial para mantener la vida cristiana de sus miembros, contribuyendo a su formación y al fortalecimiento de su compromiso apostólico.

Nuestra institución tiene la importante tarea de conducir a sus hermanos a una vida plenamente coherente con su fe a través del conocimiento sólido de la doctrina de la Iglesia, ayudándoles a tratar a Dios en la intimidad con la oración y los sacramentos, y orientándoles a dar testimonio de fe en la sociedad.

Esta formación abarca diferentes aspectos como:

  • Formación humana: virtudes morales.
  • Formación espiritual: virtudes teologales.
  • Formación doctrinal: a través del conocimiento profundo de la fe católica y de la Doctrina Social de la Iglesia.

La Vocalía de Formación promueve, entre otros aspectos, la formación espiritual y humana de los hermanos, la programación de actividades formativas y la difusión entre los hermanos del conocimiento de las Reglas de la Hermandad. Durante el curso cofrade, en coordinación con la Dirección Espiritual de la Hermandad,  organiza y convoca a los hermanos a diversos encuentros en los que se proponen formaciones que profundizan en la Fe y el conocimiento cristiano.

GRUPO DE LECTORES