¡FELIZ NAVIDAD!

portal

Sí, Feliz Navidad, hermoso deseo que estos días vamos a repetir continuamente y que además lo haremos desde la sinceridad que da la alegría que se desborda en estas fechas.

Y es que en estos momentos nuestros corazones y almas están felices, esperamos algo nuevo, algo que nos dé ese punto de felicidad que buscamos y necesitamos; deseamos a los demás lo mejor porque hay un motivo muy importante que nos lleva a ello, el nacimiento de hijo de Dios.

Estas fechas son especiales porque conmemoran la llegada del Salvador, la venida del Niño Dios, que llegó para dar testimonio del Padre y para cargar con nuestros pecados; en estas fechas celebramos, nos juntamos y festejamos porque el Mesías llegó, haciéndose hombre, para iluminar como una estrella nuestro caminar.

Todas otras consideraciones son lícitas, pero la única razón de tanta felicidad es la llegada de un niño que transformó la historia de la humanidad y por ende del hombre. Y nosotros los sabemos. Nosotros, quizás los más pequeños de sus seguidores, somos tan afortunados de conocer esa verdad y por ello somos felices, porque Jesús ha venido, porque Jesús viene cada noche del 24 de diciembre para quedarse en nuestros corazones, se nos ha revelado para transformar nuestra alma, para darnos esas fuerzas que precisamos para vencer nuestras miserias y debilidades; somos afortunados de que se nos haya manifestado a través de la fe.

Por ello, en estas fechas hemos de estar muy felices y dispuestos para ser inundados por la Gracia, para que por ello podamos servir a nuestros semejantes y, a través de ellos, a Dios. Nosotros debemos mirar a la Madre, que es madre, y reunirnos a su alrededor para que nos proporcione ese calor que da el amor y la fe, y que nos lleve a ese camino que Él inició en ese humilde pesebre y que continuó a lo largo de su corta, pero intensa y fructífera, vida pública que terminó también de forma humilde y cruenta.

El camino que lleva a Belén…”

camino

Ese es el camino que nos toca recorrer estos días, el que lleva a un pequeño pueblo que, como indican las Sagradas Escrituras, no será la más pequeña. Hemos de iniciar ese andar para poder llegar a conocer y seguir al Padre. Así, en silencio, despacito, pero sin perder de vista el objetivo, sabiendo que al final habremos llegado.

A Belén pastores, a Belén chiquitos …”

pastor

Claro que sí, con la humildad de unos pastores, que fueron los primeros en adorar al Niño Rey, y con la inocencia de unos niños que aún tienen ilusiones, de esos niños que todos llevamos dentro y unas veces por pudor y otras por vaya usted a saber qué razones, mantenemos ocultos impidiendo que se manifieste con la alegría que la cercanía de Dios da.

Ya llegan los reyes, por el arenal…”

reyes

Como olvidar a esos reyes que guiados por una estrella llegaron a un establo donde estaba el Rey de Reyes, como olvidar a aquellos que adoraron y entregaron como presentes oro, incienso y mirra al Salvador, que envuelto en pañales encomienda que todos los años repitan esa acción con todos los niños, con nuestros niños, a los que también hay que enseñar que si a ellos se les brinda el cumplimiento de sus sueños, ellos deben hacer cumplir los de ese hermosos niño que nació en un pesebre y que todos los días del año se acuerda de ellos, y que no es otra cosa que darle un beso que se materializa en cada acción hacia otros niños y semejantes.

Feliz Navidad hermanos, sed felices y recordar mucho a ese niño que ya era rey, el Rey, que cantemos esas antiguas y nuevas canciones que son los villancicos y expresan la gran alegría que supone el nacimiento de Jesús, y que su Gracia inunde vuestros corazones de amor y paz para todos los día y momentos de ese nuevo año que alborea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *